Intersección del Espíritu Santo

Explicación correcta de Romanos 8:28

Posted on

THE LIVING WORD CENTER, INC.

Rev. Jay Werman

“Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados”

Romanos 8:28

Este es uno de los pasajes de las escrituras que malísimamente ha sido interpretado, creando de esa manera falacias, y confusión entre aquellos que están aprendiendo. . Asi que, detallemos cuidadosamente el contexto completo del texto.

Algunas de las falacias creadas por la mala interpretación del contexto; “…todas las cosas les ayudan a bien…”

  • “Tengo un enfermedad, pero todas las cosas les ayudan a bien”.
  • “El diablo me ataca mentalmente, pero todas las cosas les ayudan a bien”.
  • “Mi mujer/marido me dejó por otro, pero todas las cosa les ayudan a bien”. etc…

¿Pero qué realmente está diciendo Pablo en el texto? Ninguna de las cosas arriba mencionadas, sino que hay que leer la línea completa que el escritor está enfatizando. Cuando las escrituras fueron escritas no fueron separadas en “capítulos, ni versículos”, sino que todo fue escrito en una sola secuencia. además, recuerde que en el caso de algunos de los libros de la biblia, el orden gramático no existía todavía. El orden en el cual los libros de la biblia están organizados es para tener un sistema fácil de poder localizar, y leer los libros. Muchas veces ocurre que la línea de pensamiento del autor ha sido separado con un “título”, y muchos asumen que el escritor terminó su línea de pensamiento; aunque en muchos capítulos eso sucede. Pero que no podemos hacer la misma aplicación a cada texto. Por eso es necesario usar “las reglas de interpretación bíblica, la guianza del Espíritu de Dios, y las reglas gramaticales que existen”. Si deseas aprender más acerca de cómo interpretar las escrituras, te sugiero que leas nuestra sección de “exégesis y su uso“.

Ahora bien, expliquemos el significado de Romanos 8:28

Para eso tenemos que leer los textos que preceden al verso 28; lo cual es parte del contexto del pasaje.

“Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse”. verso 18 Pablo dice que ningún sufrimiento en esta tierra es comparable con la gloria eterna que recibiremos.

“Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios“. verso 19 La maldición será removida de la creación con la glorificación de los hijos de Dios. 

“Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza” verso 20 La palabra griega usada para “vanidad” es “mataiotēs”, que significa “miseria, inutilidad; figurativamente transitoriedad; depravación moral: – vanidad”. El hombre cayó en miseria voluntariamente, pero no la creación; sino que fue afectada directamente por el acto del hombre.

“porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios”. verso 21  La palabra griega para “corrupción” es “phthora”, la cual significa “decadencia, es decir, ruina (espontánea o infligida, literal o figurativamente): – corrupción, destruir, perecer”.

Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora”. verso 22 Observe como la creación gime por esa gloria que ha de venir.

y no solo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo”. verso 23 Pablo expresa que la creación gime por esa gloria, y nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos por esa gloria venidera.

Porque en esperanza fuimos salvos; pero la esperanza que se ve, no es esperanza; porque lo que alguno ve, ¿a qué esperarlo?” verso 24 

Pero si esperamos lo que no vemos, con paciencia lo aguardamos“. verso 25 esa manifestación gloriosa prometida para todos aquellos que han sido salvos en Cristo.

Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles“. verso 26 De igual forma “el Espíritu de Dios no ayuda en nuestra debilidad”. ¿Cual es nuestra debilidad según el texto? Pues NO SABEMOS PEDIR COMO CONVIENE; Pero el Espíritu “INTERCEDE” por nosotros con “GEMIDOS INDECIBLES”.

Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos”. verso 27 La palabra griega usada para “intercede” es “entugchanō”, la cual significa “Que intercede, que actúa como un agente, o director en todas las áreas que envuelve la salvación, y asuntos con Dios”. Como lo establecido en Hebreos 7:25 acerca de Cristo.

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados”. verso 28 ¿Qué cosas “ayudan a bien” de acuerdo al verso 26-27? Léalo conmigo “pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles”. ¿Por qué nos ayudan para bien? “Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos”. La palabra “todas” está sujeta al los textos usados, y no a toda aplicación que nosotros deseemos.

Romanos 8:18-28

Todas las cosas que el Espíritu intercede por nosotros nos ayudan para bien porque conforme a la voluntad de Dios intercede. Y cualquier cosa que sea pedida conforme a la voluntad de Dios, sabemos que tal intercesión será contestada por Dios.

“Amados hermanos míos, no erréis. Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación. Él, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas”

Santiago 1:16-18

La palabra “toda” usada en el verso 17 es usada en el sentido absoluto, ya que está conectada con Dios; Lo mismo ocurre con la palabra “buena”. Santiago 1:16-18 expresa sin lugar a dudas, la perfecta voluntad de Dios para nosotros. Ninguna cosa mala procede de Dios, ya que Dios no es voluble en sus acciones; “No se muda, Ni sombra de variación”.

“Porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios”

Romanos 11:29

La palabra griega para “irrevocables” es “ametamelētos”, la cual implica que “cuando Dios da algo no se arrepiente después de haberlo dado”. En otras palabras “lo que Dios da, el NO LO QUITA”. Las cosas que Dios no ha dado mientras estamos en este cuerpo están condicionadas a “la obediencia a su palabra”.

“Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra. Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios

Deuteronomio 28:1-2

“Pero acontecerá, si no oyeres la voz de Jehová tu Dios, para procurar cumplir todos sus mandamientos y sus estatutos que yo te intimo hoy, que vendrán sobre ti todas estas maldiciones, y te alcanzarán

Deuteronomio 28:15

Las cosas que perdemos es por nuestra propia culpa; Dios no tiene absolutamente nada que ver. Pero es más fácil para nosotros culpar a otras personas.

“Y Dios le dijo: ¿Quién te enseñó que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol del que yo te mandé no comieses? Y el hombre respondió: La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí”

Génesis 3:11-12

Podría usar muchos más pasajes que corroboran que Dios no es culpable de las cosas que nos suceden.