LA GUERRA ESPIRITUAL #5

Posted on Updated on

Dios es el que me ciñe de poder, Y quien hace perfecto mi camino”

Salmo 18:32

En esta sección de esta serie de enseñanzas cubriremos otras armas espirituales que como creyente poseemos. El problema que tenemos hoy en día, es el conocimiento limitado de las estrategias que como creyentes debemos de tener. Por ejemplo, en cualquier país que posea un ejército, todos los soldados reciben el mismo entrenamiento, y capacitación, independientemente de la sección del país en donde estos soldados entrenan. De tal manera que, cuando llega el momento de ir a la guerra, ya todos saben que hacer, y cómo acoplarse a los demás grupos de soldados; y todos operan bajo las mismas directrices. ¿En las congregaciones estamos entrenando a los creyentes bajo las mismas estrategias de combate espiritual? No hay que ser un teólogo para saber que la respuesta es NO!. Cada quien está edificando su propio concilio, su propia congregación, diríamos que hasta sus propios “papados”. Lo que sucede hoy en día, suena muy similar a lo que dicen los siguientes textos:

“Tenía entonces toda la tierra una sola lengua y unas mismas palabras. Y aconteció que cuando salieron de oriente, hallaron una llanura en la tierra de Sinar, y se establecieron allí. Y se dijeron unos a otros: Vamos, hagamos ladrillo y cozámoslo con fuego. Y les sirvió el ladrillo en lugar de piedra, y el asfalto en lugar de mezcla. Y dijeron: Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre, cuya cúspide llegue al cielo; y hagámonos un nombre, por si fuéremos esparcidos sobre la faz de toda la tierra”

Génesis 11:1-4

Permítanme apuntar las palabras claves en estos pasajes:

  1. “Y se dijeron unos a otros: Vamos, hagamos ladrillo y cozámoslo con fuego. Y les sirvió el ladrillo en lugar de piedra, y el asfalto en lugar de mezcla“. Lo primero que ellos hicieron es reemplazar las cosas que Dios había proveído; El ladrillo en lugar de piedra, y el asfalto en lugar de mezcla. ¿Cuántos están edificando hoy en día con materiales distintos a los que Dios ha proveído? La mayoría.
  2. “Y dijeron: Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre, cuya cúspide llegue al cielo“. El propósito de esa edificación “cuya cúspide llegue al cielo”, era para independizarse de Dios. La intención de esos hombres era totalmente corrupta, y en total rebelión. Otras vez surge la pregunta ¿Cuántos están edificando “un edificio grande”, que opaque los otras edificios? Pasan mas tiempo preocupándose por como cubrir los gasto de esos edificios que en enseñar la palabra de Dios. No se olvide que en muchos lugares las congregación son conducidas como un negocio secular.
  3. y hagámonos un nombre, por si fuéremos esparcidos sobre la faz de toda la tierra”. Esto confirma mas aún el punto anterior. Muchos concilios, y congregaciones están edificando sus propios nombres. Por sus frutos lo conoceréis.

Otras armas espirituales mencionadas en las escrituras:

  • “Los 9 dones del Espíritu Santo”. Cada uno de estos dones los estudiaremos cada uno por separados en otras sección; ya que ellos cubren mucho material. Y la verdad quiero toman todo el tiempo necesario para detallar todo lo relacionado a los 9 dones. Pero estos dones hacen a Dios real en medio de su iglesia.
  • “El discernimiento Espiritual”. Caminando en el mundo espiritual; aquí aprenderá todo lo relacionado acerca de esta doctrina bíblica.
  • “El ayuno efectivo”. Este también es una rama poderosa de la cual muchos ignoran su eficacia, y beneficios. Otros tienen una mala información acerca del ayuno escriturar; ellos piensan que el ayuno es para “rebajar de peso”, lo cual no es escriturar.
  • “Los frutos del espíritu”. A través de estos podemos defendernos de los ataques de los demonios.
  • “La oración efectiva”. Otra arma mas que muchos no están usando por cualquiera que sea la causa.
  • “La alaban escriturar”. Como dice el siguiente texto:

“Pero tú eres santo, Tú que habitas entre las alabanzas de Israel.”

Salmo 22:3

“hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones”

Efesios 5:19

“La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales

Colosenses 3:16

Muchos creyentes tienen una rutina religiosa, y la adoración ha venido a ser parte de esa rutina; satanás a corrompido la música y a través de esta la mente de los inconversos. ¿Has notado como en las congregaciones aun la adoración se ha convertido monótona? De nuevo te digo que no hay que ser un teólogo para poder percibir esto. ¿Cuántos de esos que conforman el grupo de adoración están consagrados a Dios, y viven en santidad? Sí estuviésemos viviendo en el tiempo cuando la iglesia comenzó, te aseguro que veríamos esas personas que están en esa condición de pecado caer muerta, por tratar de engañar a Dios. Te por seguro que solo aquellos que de verdad están en santidad formarán tales grupos de adoración. Pero las congregaciones han permitido que el pecado sea algo normal en la vida del creyente; y Dios nos demandará una respuesta a esta tolerancia.

“Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho

Santiago 5:16

“La oración efectiva”. Aquí cubriremos todo lo relacionado a la oración; texto por texto, explicando cada uno en su debido contexto.

Esta es un arma muy poderosa que todos nosotros poseemos, y pocos usamos. Años atrás había una motivación acerca de la oración, y Dios respondía esas oraciones. Satanás, y sus fuerzas demoníacas, comenzaron una guerra espiritual intensa para que los creyentes no pasarán tiempo en oración. Hoy en día, vemos el resultado de esa campaña diabólica donde pocos son las congregaciones que han persistido en la oración. Sustituimos es tiempo de comunión con Dios por cosas que nada tienen que ver con nuestra vida espiritual. Observe como Pablo terminó de describir la armadura de Dios en Efesios 6:13-17, y dirigió su enfoque hacia la oración.

“orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos”

Efesios 6:18

Permítame explicarle los diferentes recursos que cada creyente tiene a su disposición;

  1. orando en todo tiempo con toda oración“. Aquí Pablo indica que la oración debe de ser “constante”; el problema es que muchos se desaniman, y pierden la motivación hacia la oración. Vivimos en una época donde la gente desea ver todo de forma instantánea; y eso influye mucho cuando se trata de la oración. Independientemente de eso, las escrituras nos instan a oración bajo cualquier tipo de circunstancias. Satanás va a buscar las forma de mantenerte muy ocupado con las cosas diarias, y que tu tiempo personal de oración lo uses en otras cosas. Así él se asegura que tu no seas efectivo en destruir sus obras. El pasaje también incluye “con toda oración”; el adjetivo “toda” es usada de la palabra griega “pas”, la cual significa en el texto; “Toda forma de oración existente”. En el mismo texto existe la inclusión de formas distintas de orar; en Efesios 6:18 el adjetivo “pas” es usado de forma “colectiva”. Usted me preguntará ¿Cómo puedo orar en todo tiempo, si tengo otras cosas que hacer? El texto no indica que tienes que estar de rodillas las 24 horas del día, sino mas bien que “tengas una actitud de oración de todo momento”.
  2. y súplica en el Espíritu“. La palabra usada en el texto griego para “súplica” es “deēsis”; la cual significa “buscando, pidiendo, suplicando; bien sea en privado, o en publico, individualmente, o junto con otras creyentes”. Esta “suplica en el Espíritu” es única, ya que es precisamente ese tipo de suplica que nos comunicamos en el espíritu. Permitame explicar esto: Al recibir el bautismo del Espíritu Santo, se nos impartió una lengua de oración espiritual, donde nuestro espíritu intercede por nuestras necesidades conforme a la voluntad de Dios. Allí somos ayudados por El Espíritu Santo, quien nos ha dado esa habilidad de orar directamente a Dios. Observe los siguientes pasajes:

“Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles

Romanos 8:26

La palabra griega usado en el texto original para “intercede” es “huperentugchanō”; la cual significa “Hacer peticiones en favor de”. ¿Por qué el Espíritu Santo hace ese tipo de oración por nosotros? El siguiente texto nos da la respuesta;

“Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios

1 Corintios 2:11

Esa es la razón por la que el Espíritu Santo intercede por nosotros, y lo hace en el lenguaje espiritual. El diablo y sus demonios han introducido doctrinas donde rechazan tal tipo de oración, la razón es obvia; a el no le conviene que los creyentes hagan ese tipo de súplicas donde el Espíritu de Dios nos asiste. ¿quién es el afectado cuando decide renunciar a este tipo de suplica? Aquel que voluntariamente decide no tomar esa arma que Dios ha proveído para todos nosotros. Ahora, el hecho de que un creyente no participe de ese tipo de súplica espiritual, no quiere decir que ese creyente no es salvo; ya que la salvación no tiene nada que ver con el orar en el espíritu. En lo personal yo deseo participar en todo lo que Dios ha proveído para aquellos que han nacido de nuevo.

“Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón (mente) de hombre, Son las que Dios ha preparado para los que le aman.

1 Corintios 2:9

Esas cosas que Dios ha preparado han sido dadas a todos aquellos que han nacido de nuevo. Pablo continuó diciendo:

“Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios”

1 Corintios 2:10

A través de su Espíritu, Dios nos ha revelado en su palabra las cosas que él preparó para todos los que le aman. Observe lo que dice en el siguiente pasaje acerca de la revelación de Dios para nosotros;

Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios; mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre, para que cumplamos todas las palabras de esta ley”

Deuteronomio 29:29

Las cosas en las cuales Dios guarda silencio es porque pertenecen a él, y ya llegará el momento de que las conozcamos; Pero las cosas “reveladas” nos pertenecen a nosotros. ¿A qué se refieren las escrituras con esas cosas “reveladas? Las cosas reveladas en “la palabra escrita de Dios; todas esas verdades reveladas nos pertenecen. En ellas Dios nos revela todos los beneficios que hemos adquiridos al haber recibido a Jesús como Señor, y haber nacido de nuevo. No sé de tí, pero yo deseo disfrutar de cada uno de esas cosas que Dios ha preparado para nosotros.

Y el tercer recurso mencionado en Efesios 6:18

  1. “y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos”

La palabra griega usada para “velando” es “agrupneō”, la cual significa; “Estar vigilante, estar atento, mantenerse despierto, listo”. En el texto dice “velando en ELLO”, lo lo cual implica; “estar seguros que somos vigilantes en mantener las 2 formas distintas de oración disponibles para todos los creyentes”. Pablo añade a eso; “…con toda perseverancia”; la cual es “persistencia; no descuidarse sino mantener ese ritmo de diferentes oraciones – Gr. proskarterēsis -. Pablo también mencionó el hacer súplicas por todos los santos. En los siguientes textos es usado el mismo “lenguaje y énfasis” usado por Pablo aquí en Efesios 6:18. Observe;

Mirad, velad y orad; porque no sabéis cuándo será el tiempo”

Marcos 13:33

Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre”

Lucas 21:36

Observe los detalles en la súplica que hizo David a Dios;

Porque tú, Jehová de los ejércitos, Dios de Israel, revelaste al oído de tu siervo, diciendo: Yo te edificaré casa. Por esto tu siervo ha hallado en su corazón valor para hacer delante de ti esta súplica. Ahora pues, Jehová Dios, tú eres Dios, y tus palabras son verdad, y tú has prometido este bien a tu siervo”

2 Samuel 7:27-28

Las súplicas deben de proceder del corazón, y basadas en lo que Dios ha dicho en su palabra; debemos reconocer que Dios está por encima de cualquier circunstancia que podamos tener, y que sus palabras son verdad!

Otra súplica que produjo un resultado maravilloso fue la oración de Ana; Observe los elementos envueltos:

“Mientras ella oraba largamente delante de Jehová, Elí estaba observando la boca de ella. Pero Ana hablaba en su corazón, y solamente se movían sus labios, y su voz no se oía; y Elí la tuvo por ebria. Entonces le dijo Elí: ¿Hasta cuándo estarás ebria? Digiere tu vino. Y Ana le respondió diciendo: No, señor mío; yo soy una mujer atribulada de espíritu; no he bebido vino ni sidra, sino que he derramado mi alma delante de Jehová. No tengas a tu sierva por una mujer impía; porque por la magnitud de mis congojas y de mi aflicción he hablado hasta ahora. Elí respondió y dijo: Ve en paz, y el Dios de Israel te otorgue la petición que le has hecho. Y ella dijo: Halle tu sierva gracia delante de tus ojos. Y se fue la mujer por su camino, y comió, y no estuvo más triste.

1 Samuel 1:12-18
  • “Mientras ella oraba largamente delante de Jehová”. Implicando que paso mucho tiempo en la presencia del Señor.
  • “Elí estaba observando la boca de ella”.
  • “Pero Ana hablaba en su corazón, y solamente se movían sus labios, y su voz no se oía”.
  • “y Elí la tuvo por ebria. Entonces le dijo Elí: ¿Hasta cuándo estarás ebria? Digiere tu vino”
  • “Y Ana le respondió diciendo: No, señor mío; yo soy una mujer atribulada de espíritu“.
  • “no he bebido vino ni sidra, sino que he derramado mi alma delante de Jehová“. La actitud que se debe tener en el corazón cuando se está orando.
  • “No tengas a tu sierva por una mujer impía”.
  • porque por la magnitud de mis congojas y de mi aflicción he hablado hasta ahora“.
  • “Y se fue la mujer por su camino, y comió, y no estuvo más triste“. Ella desahogo su alma; sus cargas, y agobios delante del Señor.

Dios bendijo a Ana con un hijo varón, el cual ella llamo Samuel. Es sumo sacerdote Elí fue reemplazado por Samuel años después. Dios castigó la casa del sumo sacerdote, ya que los hijos de Elí eran “hombres impíos”, quienes no conocían al Señor, y hacían perversidades sexuales con las mujeres que estaban en el tabernáculo.

Los hijos de Elí eran hombres impíos, y no tenían conocimiento de Jehová…..Pero Elí era muy viejo; y oía de todo lo que sus hijos hacían con todo Israel, y cómo dormían con las mujeres que velaban a la puerta del tabernáculo de reunión

La posteridad de Elí continuó sirviendo como sumos sacerdotes hasta el tiempo de Salomón; después vino el juicio de Dios como estaba profetizado.

Aquel día yo cumpliré contra Elí todas las cosas que he dicho sobre su casa, desde el principio hasta el fin. Y le mostraré que yo juzgaré su casa para siempre, por la iniquidad que él sabe; porque sus hijos han blasfemado a Dios, y él no los ha estorbado. Por tanto, yo he jurado a la casa de Elí que la iniquidad de la casa de Elí no será expiada jamás, ni con sacrificios ni con ofrendas”

1 Samuel 3:12-14

Así echó Salomón a Abiatar del sacerdocio de Jehová, para que se cumpliese la palabra de Jehová que había dicho sobre la casa de Elí en Silo”

1 Reyes 2:27

Este es uno de los riesgo de una persona con una responsabilidad ministerial; caer en la rutina religiosa; criticar a los demás, y sobre todo descuidar las prioridades que hemos recibidos. El sumo sacerdote Elí crítico a Ana cuando ella derramaba su alma al Señor, pero nunca corrigió a sus hijos perversos; Dios le reveló al hijo de aquella que Elí pensaba que era una borracha, el juicio que vendría sobre su misma casa. ¿Qué nos enseña estos versos? a no juzgar las cosas de forma superficialmente; especialmente si tenemos una posición dentro del cuerpo de Cristo. Dios se rehusó perdonar la casa de Elí. Aunque nosotros no somos responsables por las decisiones que nuestros hijos tomen, nuestra parte de enseñarles lo que las escrituras dicen. A esto es precisamente las escrituras hacen referencia con “velad, estar vigilante”, como guerreros espirituales debemos de tomar en serio la advertencias implícitas en este hecho bíblico.


Razones por las cuales la oración no es respondida:

Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, El Señor no me habría escuchado. Mas ciertamente me escuchó Dios; Atendió a la voz de mi súplica. Bendito sea Dios, Que no echó de sí mi oración, ni de mí su misericordia”

Salmo 66:18-20

¿Qué es iniquidad? La palabra hebrea usada aquí es -‘âven-, la cual significa; “Maldad, vanidad de corazón; especialmente idolatría, falsedad, injusticia, causar aflicción a otros. La implicación de estos versos es que “existe una falsa actitud al pretender que Dios respondiera esa súplica, cuando Dios no responde tales súplicas”. El hecho de que Dios respondió tal súplica es un indicativo de que esas cosas están ausentes del corazón. Si no tenemos ninguna de esa cosas en nuestros corazones podemos tener la seguridad de que Dios responderá nuestras súplicas. Observe como lo reafirma el siguiente pasaje;

“Y en esto conocemos que somos de la verdad, y aseguraremos nuestros corazones delante de él; pues si nuestro corazón nos reprende, mayor que nuestro corazón es Dios, y él sabe todas las cosas. Amados, si nuestro corazón no nos reprende, confianza tenemos en Dios; y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él”

1 Juan 3:19-22

Permitame profundizar un poco mas en estos textos:

  • “Y en esto conocemos que somos de la verdad“. En otras palabras “esta es la evidencia de que pertenecemos a la verdad”. ¿Cuál evidencia? La respuesta está en el verso 20, “si nuestro corazón nos reprende”. Si nuestro corazón no nos reprende, allí tenemos un gran problema. ¿Qué significa la palabra “reprende” aquí en este texto? La palabra griega usada para “reprende” es “kataginōskō”, la cual significa; “señalar en contra de, es decir, encontrar fallas en: culpar, condenar, reprender. Un creyente que pasa tiempo en la presencia de Dios, desarrolla una sensibilidad en su espíritu, el cual le señala cuando existen cosas internas de las cuales tiene que arrepentirse.
  • mayor que nuestro corazón es Dios, y él sabe todas las cosas“. No existe nada que podamos ocultar de Dios.

“Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta

Hebreos 4:13

La maldad de corazón impiden que las oraciones sean respondidas, y esa maldad afecta que la fe entre en acción cuando oramos a Dios. Observe lo que dice la escritura acerca de hacer las cosas sin fe;

“Pero el que duda sobre lo que come, es condenado, porque no lo hace con fe; y todo lo que no proviene de fe, es pecado

Romanos 14:23

Cuando eres recto en tus caminos, y oras, Dios se regocija!

“El sacrificio de los impíos es abominación a Jehová; Mas la oración de los rectos es su gozo”

Salmo 15:8

Recuerde que siempre recogeremos lo que hayamos sembrado;

“El que cierra su oído al clamor del pobre, También él clamará, y no será oído

Proverbios 21:13
  • Amados, si nuestro corazón no nos reprende, confianza tenemos en Dios“. Si tu espíritu no te reprende puedes tener la libertad de hablar, y expresarte con Dios sin tener nada en tu corazón que te lo impida. Confianza de poder estar en su presencia, y recibir las cosas que necesitamos de él.
  • y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él“. Si hemos cumplido con lo anterior, entonces podemos tener la seguridad de que nuestras oraciones serán contestadas. Es importante mantener la obediencia a su palabra.
  • porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él“. Mantenemos su palabra, y hacemos las cosas que agradan a Dios. La implicación en el texto es que “tenemos cuidado de mantener nuestras vidas rectas y conforme a su palabra.

Expliquemos la palabra “todo” usada por Jesús acerca de la oración;

“En aquel día no me preguntaréis nada. De cierto, de cierto os digo, que todo cuanto pidiereis al Padre en mi nombre, os lo dará

Juan 16:23

¿Es “todo” en ese texto usado de forma ilimitada? No! cada palabra debe ser interpretada en armonía con el tema en cuestión, y con el contexto completo. Si interpretamos una palabra aislada de esos 2 elementos, simplemente estamos creando una falacia, mala interpretación, una idea errónea. Eso es precisamente la raíz de todas las religiones, y sectas, que el mundo ha creado. ¿Cuántas cosas hemos pedido a Dios, y no las hemos recibido? Observe el siguiente texto:

“Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís. Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites

Santiago 4:2-3

Estos versos revelan ciertos elementos que estorban que la oración de aquellos que practican tales cosas; ellos están llenos de; “codicias, muerte, arden de envidia, peleones, adulterio (v. 4), participan del mundanismo (v. 4), orgullo (v. 6), rebeldes hacia Dios (v. 7), doble mente – duda (v. 8). No implica que un creyente cuyas oraciones no son respondidas que este en algunas de estas condiciones; Santiago está explicando porque los que están en esas condiciones no reciben contestación de parte de Dios. ¿Cuál es la interpretación de la palabra “todo”? En Juan 16:23 “todo” está sujeto a la voluntad de Dios; de tal manera que “todo lo que pidamos “conforme a la voluntad de Dios” para nuestras vidas, lo recibiremos de parte de Dios. Hay gente que han escrito libros donde te pintan un cuadro de fantasía, donde tú visualizas algo, lo declaras, y te preparas para recibirlo; y después pasan los días, y nada sucede. ¿Quiere decir eso que la palabra de Dios no funciona? Absolutamente no! La palabra de Dios es poderosa, y todo lo que Dios ha prometido lo cumplirá. Existen ciertos elementos que deben de estar en orden para que una petición sea respondida por Dios. Permitame repetirle los siguientes textos:

“Amados, si nuestro corazón no nos reprende, confianza tenemos en Dios; y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él

1 Juan 3:21-22

Tú podrás declarar todo lo que tu quieras hasta que quedes mudo; eso no va a mover a Dios. Pero si guardas su palabra, y haces las cosas que son agradables a él, entonces la situación es distinta. La falta de fe en la palabra de Dios es el impedimento número uno por la cual muchos creyentes no reciben respuestas a sus oraciones. Observe en los siguiente pasajes como “fe y cumplimiento de lo que Dios ha prometido” están conectados;

“Tampoco (Abraham) dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios, plenamente convencido de que era también poderoso para hacer todo lo que había prometido

Romanos 4:21-22

Muchos creyentes están “convertidos” al evangelio; pero no están “convencidos” por el evangelio. Abraham estaba “Plenamente convencido del poder de Dios”, y por eso recibió las bendiciones de Dios.

Elementos en la oración efectiva:

“Por la mañana, volviendo a la ciudad, tuvo hambre. Y viendo una higuera cerca del camino, vino a ella, y no halló nada en ella, sino hojas solamente; y le dijo: Nunca jamás nazca de ti fruto. Y luego se secó la higuera. Viendo esto los discípulos, decían maravillados: ¿Cómo es que se secó en seguida la higuera? Respondiendo Jesús, les dijo: De cierto os digo, que si tuviereis fe, y no dudareis, no solo haréis esto de la higuera, sino que si a este monte dijereis: Quítate y échate en el mar, será hecho. Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis.”

Mateo 21:18-22
  1. “De cierto os digo, que si tuviereis fe“. El elemento esencial para tener una oración eficaz.
  2. “y no dudareis“.
  3. “Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo“. No dice que todo lo que pidas lo recibiréis; todo lo que pidáis creyendo…! En otras palabras, cuando estés orando debes de estar convencido que Dios hará las cosas que el ha prometido. Todas las cosas que creas que va a recibir cuando estés en oración te vendrán.

Esas cosas son reafirmados en el siguiente texto;

“Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá

Marcos 11:24

Ahora bien, tengo que enfatizar el principio envuelto en las oraciones:

“Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho

1 Juan 5:14-15

Nuestras peticiones tienen que estar alineadas con la voluntad de Dios para con nosotros. Hay cosas que la voluntad de Dios está declarada claramente; por ejemplo: la sanidad divina, protección, provisión, salvación, etc. en esa áreas la voluntad de Dios está implícita, solo necesitamos creer en la palabra de Dios, y recibirlo. Hay cosas personales en las cuales debe sabemos cual sea el plan de Dios, y debemos de conocerlo, y así orar en armonía con ese plan, y con la palabra de Dios. ¿No sabes cual es el plan de Dios para tu vida? No te preocupes, a medida que vas creciendo espiritualmente el Espíritu Santo te ira revelado ese plan, o llamado divino.

Continuaremos…!

One thought on “LA GUERRA ESPIRITUAL #5

    LA GUERRA ESPIRITUAL #4 « Academia Ministerial said:
    July 23, 2021 at 9:50 pm

    […] Sigue en la siguiente página; “La guerra espiritual #5“ […]

    Like

Comments are closed.