La Parábola del Sembrador

Posted on Updated on

“Esta es, pues, la parábola: La semilla es la palabra de Dios.” Lucas 8:11

THE LIVING WORD CENTER, INC.

Rev. Jay Werman

Una enseñanza exhaustiva de la parábola del sembrador, que cada creyente debe de conocer. Además de ser la parábola más importante de todas las parábolas, es también la parábola que muestra los efectos de la palabra de Dios en el corazón de los hombres. Es un mirada a aquellos que no vemos con los ojos físicos. Un conocimiento imprescindible que todo aquel que ha nacido de nuevo debe de poseer. Jay Werman

“Y les dijo: ¿No sabéis esta parábola? ¿Cómo, pues, entenderéis todas las parábolas?”

Marcos 4:13

Jesús dijo que la parábola del sembrador era la clave para entender todas las demás parábolas. Sin embargo, la mayoría de los creyentes ignoran el significado de la parábola del sembrador. En esta enseñanza explicaremos cada uno de los pasajes relacionados con esta parábola. Así que, puedo decir con absoluta certeza que al terminar de estudiar esta parábola, no solo entenderás la parábola del sembrador, sino que también tendrás un entendimiento más amplio de las escrituras. Pero para alcanzar ese nivel de clarificación tienes que hacer lo que las escrituras dicen en el siguiente pasaje:

Note: Nunca debe de confundir los términos “El Reino de los Cielos”, y “El Reino de Dios”. Hoy en día, muchos han distorsionado la palabra “Reino”, predicando “la doctrina del reino”. Estas personas no tienen la menor idea acerca del concepto escriturar, los mismos han sacado el concepto de su apropiado contexto, solo para enriquecerse ellos mismos. Las escrituras nunca han enfatizado el enriquecimiento de cosas materiales, sino que Dios como el centro de dependencia de esa persona, proveerá todo lo que esa persona necesita. Pablo lo hizo muy claro en 1 Timoteo 6:10. Debería de leer dicho texto. Para definir ambos conceptos de forma básica; “El Reino de los cielos” es el establecimiento del reino de Cristo en la tierra, al final de la gran tribulación; cuya duración es de mil años, y también es parte del Reino de Dios. Cuando leemos acerca del término bíblico “El Reino de Dios”, implica “El Reino eterno de Dios”, en el cual la trinidad de Dios gobierna de forma equitativa. 1 Corintios 15:28. Cristo vino a restaurar todas las cosas, y a destruir a todos los enemigos de Dios. 1 Corintios 15:24-25; Apocalipsis 20:1-10. No se deje engañar por gente manipuladora que solo buscan enriquecerse materialmente usando las escrituras.


Cesa, hijo mío, de oír las enseñanzas que te hacen divagar de las razones de sabiduría.”

Proverbios 19:27

Muchas doctrinas de error se han introducido en las congregaciones con el propósito de confundir a los creyentes, pero si somos diligentes en buscar la verdad, el Señor ha prometido en guiarnos:

“Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.”

Juan 16:13

“Pero vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas. No os he escrito como si ignoraseis la verdad, sino porque la conocéis, y porque ninguna mentira procede de la verdad.”

1 Juan 2:20-21

Y también recuerde este pasaje:

Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios; mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre, para que cumplamos todas las palabras de esta ley.”

Deuteronomio 29:29

La parábola del sembrador aparece en Mateo 13:1-23; Marcos 4:1-20; Lucas 8:4-15. Cada uno de estos escritores escribieron la misma parábola desde puntos de vistas distintos. Como por ejemplo la audiencia a la cual ellos escribieron. Los elementos circunstanciales son distintos en cada libro, como también la forma en que fueron descritos por Mateo, Marcos y Lucas. La forma de organizar las palabras también es algo distinto en la narración en el libro de Mateo, Marcos y Lucas, pero todos tienen las mismas conclusiones.

Ahora, expliquemos cada pasaje envuelto en la parábola del sembrador. El capítulo completo 13 de Mateo revela “Los misterios envueltos en el Reino de los Cielos”. Es importante que usted sepa la diferencias que existen entre “El Reino de Dios”, y “El Reino de los Cielos”. Muchos han mezclado varios conceptos creando confusión, y engaño con eso, pero las escrituras son bien claras en distinguir ambas doctrinas por separado.

Usaremos como punto de referencia a Marcos 4:1-9, 14-20, y uniremos Mateo 13:1-9, 18-23; Lucas 8:1-8, 11-15. Todos estos pasajes nos dan la idea completa que Jesus quiso transmitir.

Otra vez comenzó Jesús a enseñar junto al mar, y se reunió alrededor de él mucha gente, tanto que entrando en una barca, se sentó en ella en el mar; y toda la gente estaba en tierra junto al mar.

Y les enseñaba por parábolas muchas cosas, y les decía en su doctrina:

Oíd: He aquí, el sembrador salió a sembrar;

y al sembrar, aconteció que una parte cayó junto al camino, y vinieron las aves del cielo y la comieron.

Otra parte cayó en pedregales, donde no tenía mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra.

Pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó.

Otra parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron y la ahogaron, y no dio fruto.

Pero otra parte cayó en buena tierra, y dio fruto, pues brotó y creció, y produjo a treinta, a sesenta, y a ciento por uno.

Entonces les dijo: El que tiene oídos para oír, oiga.

Marcos 4:1-9

Debes de entender que la idea detrás de la parábola del sembrador es “preparar bien la tierra donde la semilla será plantada”. Removiendo las piedras, la mala hierba, y las parte duras, para entonces poder lograr una siembra exitosa. La semilla principal en ese tiempo era “trigo y cebada”, y cada sección era marcada usando cosas naturales. La tierra era arada superficialmente, solo lo suficiente para que la semilla quedase cubierta para ser germinada. Si la tierra donde se intenta plantar no es fértil, or tiene muchas partes no quebradas apropiadamente para que la semilla sea plantada, no habria cosecha. Los tiempos de sembrar envueltos en el N.T. es al principio de Septiembre, y Octubre donde comienza la temporada de lluvias, y que concluye en el mes de Marzo. El sembrador araba la tierra en distintas direcciones usando una grada para asegurarse que no habían secciones duras. Después el sembrador comenzaba la labor de esparcir la semilla a través de todo el terreno, después la semilla era cubierta usando la misma grada. En ocasiones, el sembrador usaba una manada de ovejas, pasando a las mismas por el terreno para enterrar la semilla en la tierra. En los tiempos envueltos de las parábolas, la siembra era en el otoño, y la siega era en Abril – Mayo. El proceso de “fertilizar” la tierra no era practicado en esos tiempos en esa región.

Jesús usó la mayoría de su tiempo en “enseñar”, como lo expresa en Marcos 4:1. “Otra vez comenzó Jesús a enseñar junto al mar”. Enfatizando la importancia de la enseñanza.

¿Cual era la enseñanza envuelta en la parábola del sembrador?

  1. La parábola describe el escenario que toma lugar en el momento de sembrar la palabra de Dios.
  2. Y también los efectos que toman lugar en cada tipo de terreno.
  3. La condición en la cual cada uno de esos terrenos están, y como mejorarlos.
  4. En el periodo en el cual estamos, en la gracias, podemos observar como la semilla es aceptada.

Como dije al principio, en el libro de Mateo 13 se hace referencia a “Los misterios del Reino de los Cielos”, los cuales comienzan con la parábola del sembrador. Y aquí en Marcos 4 Jesús aclara que para los creyentes el Reino de los Cielos no es un misterio. Observe:

“Cuando estuvo solo, los que estaban cerca de él con los doce le preguntaron sobre la parábola.

Y les dijo: A vosotros os es dado saber el misterio del reino de Dios; más a los que están fuera, por parábolas todas las cosas.

para que viendo, vean y no perciban; y oyendo, oigan y no entiendan; para que no se conviertan, y les sean perdonados los pecados.”

versos 10-12

Así que, no hay ninguna excusa para nosotros no poder entender la palabra de Dios. ¿Qué es un misterio? Un misterio es algo que ha sido previamente ocultado, pero ahora ha salido a la luz, de modo que ya no sigue más oculto para aquellos que han decidido creer en la verdad revelada. Por esa razón el diablo y sus demonios han introducido ideas corruptas, y doctrinas de hombres en las iglesias, para que los creyentes piensen que las cosas de Dios todavía son un misterio para ellos. Pero las escrituras dicen todo lo contrario. Observe lo que dice Mateo 13 referente a esto:

“Cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende, viene el malo, y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Este es el que fue sembrado junto al camino.”

verso 19

¿Ves porque la importancia de enseñar las escrituras correctamente? Para esas personas que no entienden lo que oyen de la palabra de Dios, el Reino de los Cielos, sigue siendo un misterio. Una de las razones por las cuales Jesús les habló en parábolas a ellos, fue la de “revelar la verdad de forma interesantes a los que escuchaban, lo cual creaba más interés en ellos.

Ahora bien, En los versos 4-8 de Marcos, Jesús explicó el misterio que ocurre cuando la semilla es sembrada. A los ojos naturales es imposible ver como esto acontece, por eso es un misterio, pero Jesús explicó que los “efectos” después de la siembra, eran el resultado del estado del terreno. Explicamos la parábola verso por verso:

“Oíd: He aquí, el sembrador salió a sembrar”

Marcos 4:3

¿Quién es el sembrador? La respuesta está en el verso 14:

“El sembrador es el que siembra la palabra.”

El trabajo del sembrador es sembrar, el sembrador no tiene ningún tipo de influencia en la semilla. ¿Qué es la semilla? La respuesta está en el verso 14, pero en Lucas 8 Jesús especificó el significado:

“Esta es, pues, la parábola: La semilla es la palabra de Dios.”

verso 11

Recuerde que siempre debe de interpretar cada palabra dentro del contexto del pasaje. Muchos aíslan pasajes de las escrituras para justificar sus ideas corruptas, pero ellos recibirán su recompensa de parte de Dios.

“Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro.

Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro.

Apocalipsis 22:18-19

La palabra griega “semilla” usada en la parábola del sembrador es “sporos”, cuyo verbo es “speirō”, que significa “esparcir, es decir, sembrar (literal o figuradamente): – sembrar (-er), recibir semilla”. Ahora, observe lo que dice Pedro acerca de la semilla.

“siendo renacidos, no de simiente (semilla) corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre

1 Pedro 1:23

Aquí Pedro usa la palabra griega “spora”, la cual es traducida como “semilla”, y tiene como verbo “speirō” al igual que la palabra semilla usada en la parábola del sembrador. En 1 Pedro dice que la semilla es “incorruptible”, o del griego “aphthartos”, la cual significa “incorrupto, no susceptible a la corrupción, o decadencia, imperecedero”. 1 Pedro 1:23 dice que la semilla incorruptible tiene el poder de hacer nacer de nuevo a aquellos que la creen. Este línea de pensamiento es seguida por lo que Jesús estableció en Juan 3:

“Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.

Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer?

Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.

Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.

El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.”

versos 3-8

Cuando la semilla divina es sembrada correctamente tiene como resultado la manifestación del poder de Dios. En el contexto de 1 Pedro 1:23 implica el nuevo nacimiento. Quien también añadió en los mismos pasajes:

“Porque: Toda carne es como hierba, Y toda la gloria del hombre como flor de la hierba. La hierba se seca, y la flor se cae;

Mas la palabra del Señor permanece para siempre. Y esta es la palabra que por el evangelio os ha sido anunciada.”

versos 24-25

La palabra de Dios es la semilla que se debe de sembrar para poder obtener el resultado correcto. Observe lo que dice el siguiente pasaje al respecto:

“Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié.”

Isaías 55:10-11

La razón por la cual muchos no ven los resultados de la palabra de Dios, es por la mezcla de argumentos humanos, y doctrinas de hombres con la enseñanza de la palabra de Dios. Esas cosas “ahogan la semilla” y vine a ser infructífera.

¿Quién es el sembrador? Todos aquellos que predican la palabra de Dios.

“El sembrador es el que siembra la palabra”

Marcos 4:14

El sembrador no tiene poder absoluto sobre la semilla. El trabajo del sembrador es el de preparar la tierra, removiendo las cosas que “impidan” que la semilla crezca, y de frutos. Una vez que el sembrador trata de manipular la semilla, esta es corrompida. La misma aplicación es con referencia a todos aquellos que predican la palabra de Dios. Sin embargo, existen muchos con una posición dentro de las congregaciones que están corrompiendo la palabra que predican. Bien sea por ignorancia, o conocimiento, todos daremos cuentas al Señor por las cosas que hicimos mientras estábamos en el cuerpo.

“Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristopara que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.”

2 Corintios 5:10

“Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo. Y si sobre este fundamento alguno edificare oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca, la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará. Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego.”

1 Corintios 3:11-15

El tribunal de Cristo tendrá lugar inmediatamente después del rapto de la iglesia. Dios juzgará nuestras obras de acuerdo al “motivo por el cual las hicimos”. La obra fue hecho por Dios, por esa razón Dios juzgará la motivación por la cual fue hecha.

¿Cual es el terreno donde se siembra la semilla? Jesús dijo que es el corazón del hombre.

“Y éstos son los de junto al camino: en quienes se siembra la palabra, pero después que la oyen, en seguida viene Satanás, y quita la palabra que se sembró en sus corazones.”

Marcos 4:15

En la parábola del Sembrador, Jesús explicó que existen 4 tipos de “terrenos”. Observe los siguientes pasajes:

“y al sembrar, aconteció que una parte cayó junto al camino, y vinieron las aves del cielo y la comieron.

Otra parte cayó en pedregales, donde no tenía mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra. Pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó.

Otra parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron y la ahogaron, y no dio fruto.

Pero otra parte cayó en buena tierra, y dio fruto, pues brotó y creció, y produjo a treinta, a sesenta, y a ciento por uno.”

Marcos 4:4-8

Estos versos expresan un cuadro completo de todos aquellos que “oyen la palabra”, y las cosas que impiden que la semilla germine. La buena tierra es el producto de haber limpiado el terreno de “piedras, espinos, y tierra no arada”, dando lugar para que la semilla germine, y produzca resultados. Ese proceso es conocido como “El quebrantamiento, proceso de renovación interna“. Como lo establece Romanos 12:2

4 formas distintas en las cuales el sembrador sembró la semilla. Expliquemos cada una de estas:

“y al sembrar, aconteció que una parte cayó junto al camino, y vinieron las aves del cielo y la comieron.”

Macos 4:4

Observe que “una parte” de las semilla cayó junto al camino. Lo mismo sucede en las otras áreas donde el sembrador salió a sembrar. La expresión “junto al camino” implica “la sección, o área que no estaba arada”. Esa es la razón lo la cual “la aves del cielo se las comieron”. Observe el mismo el lenguaje usado en Mateo:

“Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y la comieron.”

Mateo 13:4

Ahora analicemos el lenguaje usado en Lucas:

“El sembrador salió a sembrar su semilla; y mientras sembraba, una parte cayó junto al camino, y fue hollada, y las aves del cielo la comieron..”

Lucas 8:5

Lucas incluyó la palabra “hollada”, que del griego es “katapateō”, la cual significa: “Pisotear, poner el pie sobre”. Metafóricamente indica “tratar a alguien con rudeza, e insultos”. ¿Qué significa la palabra “hollada – pisoteada” con referencia a la parábola del sembrador? Es el efecto que tiene como resultado cuando la palabra cae en un corazón que no ha sido arado antes de sembrar la semilla. De hecho, la expresión “junto al camino” abarca áreas donde la semilla cayó, y fue pisada por aquellos que pasaban; bien sea personas, o animales; esto toma lugar hasta que las aves se las comen. Aún mas, veamos la explicación de Jesús:

“Y éstos son los de junto al camino: en quienes se siembra la palabra, pero después que la oyen, en seguida viene Satanás, y quita la palabra que se sembró en sus corazones.”

Marcos 4:15

Observe el orden que existe en el pasaje:

  1. “…en quienes se siembra la palabra“. Indicando que la semilla cayó en sus corazones.
  2. “…pero después que la oyen”. Este es el estado más crítico después de haber oído la palabra, ya que la semilla está expuesta no solamente a las influencias satánicas, sino también a personas, y otros elementos.
  3. “…en seguida viene Satanás”. Este es el trabajo número uno del diablo. 2 Cor. 4:4; Mat. 13:19; Lucas 8:12. Satanás no espera sino que “enseguida quita la palabra que se sembró en los corazones”.
  4. “…quita la palabra que se sembró en sus corazones”. La palabra puede ser sembrada, y después puede ser robada por el diablo.

Continuaremos…

3 thoughts on “La Parábola del Sembrador

    […] Parábola del Sembrador: Diferentes clases de oidores. v. 3-9, 18-29 […]

    Liked by 1 person

    […] La Parábola del Sembrador […]

    Like

    LA GUERRA ESPIRITUAL #1 | Moral y Luces said:
    July 16, 2021 at 11:41 am

    […] que están “ahogando la palabra”. Le recomiendo leer nuestra sección donde explicamos “La Parábola del Sembrador“. Tanto esos “argumentos, o imaginacion”, como la “altivez” son elementos que estorban en […]

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.