Tribunal

Tribunal

 

THE LIVING WORD CENTER, INC.

Rev. Jay Werman, Director

Guía de Estudio acerca de “Doctrinas Fundamentales”

Tema: El Tribunal de Cristo:

La palabra Griega para describir el evento donde todos los miembros del cuerpo de Cristo daremos cuenta es “Bema”, la cual es traducida literalmente como “Silla de Juzgar” en Romanos 14:10; 2 Corintios 5:9. Bema es usada en los evangelios y en hechos donde la idea conlleva “Una Plataforma alta, donde el magistrado romano o gobernador, se sentaba para tomar decisiones o hacer sentencias”, como en el caso de los siguientes pasajes; Mateo 27:19; Juan 19:13. Cuando Pablo usa esta palabra es con la alusión a los juegos olímpicos romanos, donde el ganador recibía recompensa en público.


Expliquemos algunos de éstos versos relacionados con el Tribunal de Cristo:

Romanos 14:10:

“Pero tú, ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú también, ¿por qué menosprecias a tu hermano? Porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo.”

Este “Tribunal de Cristo” acontecerá inmediatamente después del rapto de la iglesia, donde todos los santos daremos cuenta por todo lo que “hicimos y por todo lo que dejamos de Hacer” con lo que Dios nos entregó. Estos galardones que recibirán los creyentes estarán establecida en la obediencia al llamado divino y no es las obras. La idea detrás de estas recompensas de porte de Dios es la demostrar su justicia y estos galardones serán otorgados con el propósito principal de glorificar el Nombre de Dios a través de aquellos que los reciben. Tengamos presente que estos recompensas establecerán nuestras posiciones eternas en el cielo nuevo y tierra nueva.

Apocalipsis 22:12 dice:

“He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra.”

2 Corintios 5:10:

He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra.

Nuevamente el uso de la palabra griega “Bema de Cristo”, la cual indica que éste pasaje no solamente describe el mismo evento, pero añade más detalles al mismo. La idea de comparecer a éste “tribunal” indica “estar en frente del juez” de la misma manera que “el atleta estaba frente al juez para ser premiado” por su victoria. Cristo será el Juez de ese tribunal como lo expresa;

Juan 5:22:

“Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo.”

2 Timoteo 4: dice:

“Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino.”

No solamente Cristo será el que Juzgue en el “Bema” a todos los santos, Sino que también será el Juez del “Juicio del gran trono blanco”, Apoc. 20:11-15, donde todos los seres que rechazaron a Dios y a su plan de redención, será juzgados y lanzados al Lago de Fuego por toda la eternidad. Esto es conocido también como la segunda resurrección. Apoc. 20:5-7.

Una cosa que pocos enseñan y muchos desconocen es que lo que tu hagas con lo que Dios te ha entregado, va a determinar tu posición en el Reino Milenial de Cristo, y también en el Reino Eterno como ya lo hemos mencionado. El hecho de que ignores estos eventos no te exceptúan de las consecuencias. Dios nos ha provisto con las cosas que necesitamos para que luego en aquel día no tengamos ningún tipo de excusas. El “Tribunal de Cristo” debe entenderse como un Lugar de “Recompensa”, no para juzgar pecados, o fracasos. Cuando Pablo dijo en 2 Cor. 5:10 “para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo”, no se refiere a cosas relacionadas con el pecado, sino más bien con “útiles” e “inútiles”, las cuales están conectadas con las obras y no con pecados. Debajo del contexto del tribunal de Cristo, la palabra “malo” indica “las cosas que no fueron ejecutas por negligencia falta de atención”. Si la palabra “malo” es conectada con pecados morales, eso contradice las escrituras completamente. Hebreos 12:14;

“Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.”

El contexto de Apocalipsis 22:12 dice: “He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra”, Lo encontramos en 1 Corintios 3:11-15,  los cuales con pasajes paralelos. Lo que ha de ser juzgado en el “Bema de Cristo” no es la obra como tal, ya que la obra la hace Dios, no nuestras habilidades. Salmo 127:1 dice:

“Si Jehová no edificare la casa, En vano trabajan los que la edifican; Si Jehová no guardare la ciudad, En vano vela la guardia.”

El único que puede hacer la obra de Dios, es Dios mismo, nosotros solo somos vasos en sus manos. Si llevamos a cabo la obra que El no dio, recibiremos galardones o recompensas, siempre y cuando “El Motivo de tu corazón sea correcto”. Mientras que la salvación es “Un Regalo de Dios”;

“Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.” Rom. 6:23
“El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?.” Rom. 8:32
“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios. Efesios 2:8”

Existen galardones o recompensas para aquellos que con un motivo correcto hagan la comisión o ministerio que les fue impartido. También las escrituras hacen referencia a una “Perdida de Galardones” para todos aquellos que no hicieron lo que el Señor les comisiono, o lo hicieron con motivos equivocados.

En Colosenses 1:29 dice;

“para lo cual también trabajo, luchando según la potencia de él, la cual actúa poderosamente en mí”. El pasaje implica “esfuerzo, acción, implica tomar una decisión de actual en aquello que hemos recibido del Señor.”

La misma idea está plasmada en 1 Corintios 15:10 que dice;

“Pero por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia no ha sido en vano para conmigo, antes he trabajado más que todos ellos; pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo.”

El Tribunal de Cristo (Bema) tomará lugar inmediatamente después del Rapto o arrebatamiento de la Iglesia. 1 tesalonicenses 4:13-18.

En Lucas 14:12-14 tenemos 2 cosas como referencias:

“Dijo también al que le había convidado: Cuando hagas comida o cena, no llames a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a vecinos ricos; no sea que ellos a su vez te vuelvan a convidar, y seas recompensado. Más cuando hagas banquete, llama a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos; y serás bienaventurado; porque ellos no te pueden recompensar, pero te será recompensado en la resurrección de los justos.”

Algunas consideraciones con referencia a Lucas 14:12-14:

  • La primera es que Jesús está hablando de la “Verdadera fiesta Cristiana”. Compare con Isaías 58:1-14.
  • La recompensa en el pasaje está asociada con la resurrección y rapto de la iglesia.

Otro pasaje similar que implica la “recompensa” de la iglesia asociada con el rapto, o arrebatamiento de la iglesia es 2 Timoteo 4:8 que dice;

“Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.”

El Señor, Juez Justo, indica “El Bema de Cristo” donde los creyentes seremos “Recompensados” por lo que hicimos con lo que recibimos del Señor. Además, esta profecía no tendrá cumplimiento literal hasta el rapto mismo. “Corona de Justicia” v.8 es la recompensa al esfuerzo de Pablo en los versos que preceden (v.6 y 7 del capítulo 4). La corona le será otorgada a todos aquellos que prueben ser verdaderos;

“He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona.” Apoc. 3:11

Aunque no poseemos esa corona sino hasta el momento de la recompensa, nuestra mirada está puesta en el Señor el cual nos dará nuestra recompensa cuando hayamos terminado nuestra carrera. La expresión “en aquel día.” del verso 8 tiene uno de sus pasajes paralelos en 1 Corintios 1:8, donde dice;

“tal manera que nada os falta en ningún don, esperando la manifestación de nuestro Señor Jesucristo; el cual también os confirmará hasta el fin, para que seáis irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo. “

Implicando el “día cuando Cristo nos reciba en el aire” cumpliendo 1 Tesalonicenses 4:17. Compare también con 1 corintios 5:5; 2 corintios 1:14; fil. 1:16, 10; 2:16.

En 1 Tesalonicense 2:19 dice;

“Porque ¿cuál es nuestra esperanza, o gozo, o corona de que me gloríe? ¿No lo sois vosotros, delante de nuestro Señor Jesucristo, en su venida?.”

La recompensa por nuestra labor dentro del plan de Dios. Compare también con  1 Corintios 3:11-15; 2 corintios 2:10.

Otro pasaje paralelo es 1 Tesalonicense 3:13 que dice;

“para que sean afirmados vuestros corazones, irreprensibles en santidad delante de Dios nuestro Padre, en la venida de nuestro Señor Jesucristo con todos sus santos.”

Otra vez, la referencia es directa al rapto de la iglesia y también al “Mantener nuestro corazones (motivos) correctos para ese día, donde seremos arrebatados e inmediatamente comparecemos delante del Señor en el “tribunal de Cristo”.

La vida eterna o la naturaleza de Dios que hemos recibido estando en este cuerpo físico está condicionada a “Una vida apartada del pecado y de lo malo y a la obediencia a Dios”. Si vencemos hasta el final, esa vida eterna que hemos recibido de Dios será permanente en notros. Obviamente esto no será sino hasta después que Cristo arrebate a su iglesia, nos presentemos al Tribunal donde Cristo mismo es el Juez, y después de éstos, Cristo mismo presente a su iglesia ante el Padre. Ya que poseyendo un cuerpo Inmortal, esa vida eterna “no será susceptible de ser anulado o cancelado o deshacer”. Seremos los primeros seres en recibir esa vida eterna al recibir “Cuerpos glorificados” en el rapto de la iglesia, luego todos los que participen en la primera resurrección. De hecho, esa es la razón por la cual en apocalipsis 20:6 dice;

“Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.”

Todas las personas con cuerpos físicos que salgan de la gran tribulación y entrarán al reino Milenial de Cristo no poseerán “Cuerpos glorificados” al final de éste, ya que ese fue un “Privilegio” otorgado por un periodo de tiempo. Lea Mateo 25:31-46. Además, no toda persona de estas naciones sabrá que Cristo descendió hasta la tierra sino hasta después. Lea Isaías 2:2-22; 66:19-21; Zacarías 8:23. También debe tener en cuenta que en la segunda venida literal de Cristo, el pueblo de Israel es el que será juzgado primero, luego todos los demás.

El que nosotros recibamos “Vida eterna” a plenitud (al Dios remover la condición que poseemos actualmente por  causa de nuestra condición humana) en el arrebatamiento de la iglesia, y después del “Bema de Cristo”, es cumplimiento de las promesas establecidas por Dios de “Recoger la vida espiritual que nosotros cosechamos”. Lea Mateo 7:13-14; 18:8-9; 19:28-29; Marcos 10:29-30; Lucas 18:29-30; Rom. 2:7; 6:21-23; Gal. 6:7-8; 1 Tim. 1:16; 4:8; 6:12, 19; tito 1:2; 3:7; 1 Ped. 1:5, 9, 13; 3:7; 1 Juan 2:25; Judas 20-24; Daniel 12:2; Juan 6:27.

Apocalipsis capítulos 2 y 3 revelan que el Señor está constantemente evaluando y examinado las obras que hacemos (el motivo por el cual hacemos lo que estamos haciendo). De hecho hay una expresión en el capítulo 2 verso 1 que indica lo que acabamos de expresar. Dice;

“Escribe al ángel de la iglesia en Éfeso: El que tiene las siete estrellas en su diestra, el que anda en medio de los siete candeleros de oro, dice esto.” Apoc. 2:1

La expresión “…el que anda (constantemente examinando) en medio (conociéndolo todo) de los siete candeleros de oro.” Los 7 candeleros son las 7 iglesias las cuales representan al cuerpo de Cristo. Apoc. 1:20. Por esta razón es mi importante “examinar el motivo de nuestro corazón constantemente”, recordando que la obra la hace Dios “a través de nosotros”, y que la gloria es siempre de él. Otra cosa que debemos notar, es que dentro del mensaje a las siete iglesia hay una expresión que el Señor uso para todas; y es “Yo conozco tus Obras.”. Implicando que el Señor conoce a plenitud todo lo que hacemos y por qué no hacemos.

Hebreos 4:12-13 es un pasaje paralelo de Apoc. 2 y 3, donde expresa lo siguiente;

“Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.”

La palabra de Dios (Cristo) tiene la habilidad de conocer y examinar todo nuestro ser interior, de hecho, la manera que Jesús se identificó a cada una de estas 7 iglesias en apocalipsis índica “La forma en la cual fueron examinadas”. La palabra griega usada en hebreos 4:13 para “cosa creada” es “ktisis” que implica además de “cosa creada”, también que “Cada pensamiento, deseo, e intento de cada criatura que Dios hizo, está en constante examen y bajo sus ojos”. Todas las cosas están “desnudas” indica que el Señor mira y examina todo detalladamente. Hebreos 4:13. Todo saldrá a la luz en el Bema de Cristo, todo será revelado y descubierto en ese día.

Todas la personas que reciben a Jesús como señor y salvador al momento de morir son salvas por la gracias divina, pero esas personas no tendrán recompensas en el Bema de Cristo por cuanto no “Trabajaron en las cosas que el señor tiene para toda persona nacida de nuevo”. Y aclaro eso, ya que muchos no están apercibido de esto.

Es nuestra responsabilidad examinar los motivos por el cual hacemos las cosas, ya que si no lo hacemos “mientras haya tiempo”, sufriremos “perdidas”. Expliquemos detalladamente 1 corintios 3:

  1. Verso 7 “Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da el crecimiento”. El énfasis del verso (aun del contexto) es que Dios es el “centro de todo”. Si Dios no da en crecimiento a través de sus bendiciones, todo es en vano.
  2. Verso 8 “Y el que planta y el que riega son una misma cosa; aunque cada uno recibirá su recompensa conforme a su labor”. El punto en este pasaje es que “todos tenemos la misma oportunidad”, independientemente del ministerio o talento que hallamos recibido, todo recibiremos conforme a la labor que Dios haga a través de nosotros (el motivo correcto que tengamos). Lo importante no es lo que yo hago para el Señor, sino lo que el Señor hace a través de mi lo que cuenta.
  3. Verso 9 “Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios”. Indica la formación del cuerpo de Cristo.
  4. Verso 10 “Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire cómo sobreedifica”. “Arquitecto” indica que “El plan proviene de Dios, pero la ejecución de ese plan le fue confiada a Pablo”. Otra cosa que hay que observa es la expresión “Cada uno (en particular) mire (O ponga atención. Examínese constantemente) como sobreedifica”. Es nuestra labor el poner atención a esos motivos, ya que es muy fácil desviarse o corromperse del motivo original con el cual comenzamos algo.
  5. Verso 11 “Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo”. Cristo, no Pedro, es el único fundamento de la iglesia en el cual debemos edificar.
  6. Verso 12 “Y si sobre este fundamento alguno edificare oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca,..”. Las obras (motivos) son comparadas a estos tipos de materiales. Algunos se purifican aún más cuando son pasados por el fuego, mientras que otros se consumen completamente con el fuego. El fuego (en el Bema de Cristo) probará nuestras obras y si éstas son de oro, plata y piedras preciosas (Motivos correctos), recibiremos recompensa. Pero si estas obras son de madera, heno, y hojarasca (Motivos incorrectos), éstas se quemaran, indicando que no recibirá ninguna recompensa.
  7. Verso 13 “la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará. Esto acontecerá en el Bema de Cristo, donde estaremos delante del Señor inmediatamente después del rapto de la iglesia. Observe que en Apoc. 2:18 dice; “El Hijo de Dios, el que tiene ojos como llama de fuego,..”. Implicando que los ojos de Cristo no solo “examina la iglesia actualmente”, sino que también lo hará en el “Bema de Cristo”.
  8. Verso 14 “Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa”. Esta recompensa tiene implicaciones aun en el “Reino Eterno” que Dios establecerá inmediatamente después del milenio.
  9. Verso 15 “Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego”. Estará (Ese creyente) presente en el Bema de Cristo porque la salvación es por Gracias, y no tiene nada que ver con la perdida que obtuvo de las “Malas obras”, o “Obras con motivos incorrectos”. En otras palabras, no pierde la salvación porque Dios se la dio en “Su gracia” y no por méritos propios.

 

  Clic aquí si ésta enseñanza te ha edificado espiritualmente y dejanozlo saber, Gracias!!

 

Mi Dios te ayude en todo lo que El te ha comisionado a hacer, Amen!!

 

Author

Related

Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Post Reply

Only registered users can comment.