Arrebatamientos

Arrebatamientos

 

THE LIVING WORD CENTER, INC.

Rev. Jay Werman, Director

Guía de Estudio acerca de “Raptos enseñados en la biblia”

Tema: “Arrebatamientos enseñados en las Escrituras.

Base bíblica: 1 Tes. 4:13-18

¿Cuántos “arrebatamientos” se enseñan en las Escrituras?

Existen diez diferentes arrebatamientos enseñados en todas las Escrituras. Especificaremos cada uno de ellos con sus respectivas escrituras.


  • Primer rapto enseñado en las Escrituras:
“Y caminó Enoc con Dios, después que engendró a Matusalén, trescientos años, y engendró hijos e hijas. Y fueron todos los días de Enoc trescientos sesenta y cinco años. Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios.” Gen. 5:22-24

La palabra Hebrea usada para “porque le llevó Dios” es “lâqach”, la cual significa como sigue:

“Tomar, obtener, ir a buscar, asir, agarre, recibir, adquirir, comprar, llevar, casarse, tener una esposa, arrebatar, quitan”. La palabra griega usada en el siguiente pasaje amplió el significado de Génesis 5:24. En otras palabras, ambos pasajes se complementan entre sí para expresar el evento de que se llevó a cabo. La palabra hebrea se usa 975 veces en el Antiguo Testamento.

“Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios. Heb. 11:5

La palabra griega utilizada para “Traspuesto” es “metatithēmi”, que significa “transferir, es decir, (literalmente) de transporte, (por implicación) de cambio, (reflexivamente) cambian de lado, o (en sentido figurado) pervertido: – trasladar, cambiar, eliminar, traducir, a su vez. ” Enoc fue transportado literalmente hasta el tercer cielo.


  • Segundo rapto enseñado en las Escrituras:

Elías fue trasladado al tercer cielo. 2 Reyes 2:11-12.

“Y saliendo a Eliseo los hijos de los profetas que estaban en Bet-El, le dijeron: ¿Sabes que Jehová te quitará hoy a tu señor de sobre ti? Y él dijo: Sí, yo lo sé; callad.” V. 3

La palabra hebrea “laqach”, que es traducida aquí como “quitará” es usa en el mismo sentido que Génesis 5:24. Se repite de nuevo en el verso 5. Las Escrituras dan detalles de cómo Elías fue rapto al tercer cielo.

 Y aconteció que yendo ellos y hablando, he aquí un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos; y Elías subió al cielo en un torbellino.” V. 11

“Subió” la palabra Hebrea indica “subir, ascender, ir hacia arriba”. Elías fue arrebatado en un “torbellino” de la palabra hebrea “se’ârâh”, que significa “tempestad, tormenta, y torbellino”. Dios permitió a Elíseo el poder ver este evento a través del uso del don de “discernimiento de espíritu”.


  • Tercer rapto se enseña en las Escrituras:

Jesús ascendió al cielo para ofreció su sangre y para sellar el pacto y regresó el mismo día.

[Blockquote style = “3”] “Cuando había dicho esto, se volvió, y vio a Jesús que estaba allí; mas no sabía que era Jesús. Jesús le dijo: Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas? Ella, pensando que era el hortelano, le dijo: Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo lo llevaré. Jesús le dijo: !!María! Volviéndose ella, le dijo: !!Raboni! (que quiere decir, Maestro). Jesús le dijo: No me toques, porque aún no he subido a mi Padre; mas ve a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios. Fue entonces María Magdalena para dar a los discípulos las nuevas de que había visto al Señor, y que él le había dicho estas cosas. Cuando llegó la noche de aquel mismo día, el primero de la semana, estando las puertas cerradas en el lugar donde los discípulos estaban reunidos por miedo de los judíos, vino Jesús, y puesto en medio, les dijo: Paz a vosotros. Y cuando les hubo dicho esto, les mostró las manos y el costado. Y los discípulos se regocijaron viendo al Señor.”Juan 20: 14-20. [/ Blockquote]

En el verso 17 expresa que Jesús después de que fue resucitado de los muertos, él fue trasladado al tercer cielo para ofrecer su propia sangre por nuestros pecados el mismo día que el se le apareció a los discípulos el primer día de la semana.

“Jesús le dijo: No me toques, porque aún no he subido a mi Padre.” V. 17

¿Por qué María Magdalena no podía tocar a Jesús? Cuando Jesús resucitó de la muerte, se levantó como nuestro “Sumo Sacerdote”, el cual no podría ser tocado por ninguna persona antes de ofrecer la sangre. De hecho, los rituales de consagración y purificación de los sumos sacerdotes se extendían durante toda la semana anterior al día de la expiación. Éxodo 28, 29; Levítico 8

El lugar santísimo estaba separado por un velo (el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo. Mat. 27:51), y nadie le era permitió entrar, excepto el Sumo Sacerdote una vez al año en Yom Kipur (el día de la expiación), para ofrecer la sangre del sacrificio y el incienso en la sección llamada” silla de misericordia”. Jesús es mencionado como nuestro sumo sacerdote en Heb. 2:17; 3:1; 4:14-15; 5:5-10; 6:20; 7:26-28; 8:1; 9:11, 25; 10:21; 13:11.

“Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación,  y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención. Heb. 9:11-12

Después de que Jesús habló a María Magdalena, Jesús como nuestro sumo sacerdote fue al Lugar Santísimo en el templo en el cielo y regresó el mismo día como se afirma en el pasaje anterior y en el siguiente pasaje:

“Cuando llegó la noche de aquel mismo día, el primero de la semana, estando las puertas cerradas en el lugar donde los discípulos estaban reunidos por miedo de los judíos, vino Jesús, y puesto en medio, les dijo: Paz a vosotros.” Juan 20:19

  • Cuarto rapto enseñado en las Escrituras:

El traslado de la “cautividad”, donde los santos o justos fueron después de morir; también conocido como ” el seno de Abraham” en la historia contada por Jesús en Lucas 16: 19-31. Después de la resurrección de Jesús y su ascensión al tercer cielo, Jesus se llevo  la cautividad con él y todos los santos que estaban allí fueron movidos al “Paraíso”, que ahora esta ubicado en el tercer cielo. Observe lo que Pablo dijo en los siguientes pasajes:

“Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) fue arrebatado hasta el tercer cielo.” 2 Cor. 12:2

Note el lenguaje usado en el próximo pasaje;

que fue arrebatado al paraíso, donde oyó palabras inefables que no le es dado al hombre expresar.” 2 Cor. 12:4
El lugar donde la cautividad estaba quedo vacío.

Todos los santos del Antiguo Testamento fueron raptados o trasladados al tercer cielo cuando Jesús se los llevó.

“Por lo cual dice: Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, Y dio dones a los hombres.” Efesios 4:8

El seno de Abraham es ahora un espacio vacío en el centro de la tierra y es un recordatorio para los que están en el infierno que el justo está en un lugar mejor. Es una separación entre los malvados y los justos por la eternidad.

” Los malos serán trasladados al Seol, Todas las gentes que se olvidan de Dios..” Salmo 9:17
“Pues de aquí a poco no existirá el malo; Observarás su lugar, y no estará allí.” Salmo 37:10
“Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.” 1 Juan 2:17
“El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel.” Isaias 61:1

Jesús vino no solo a libertar del pecado pero también de la cautividad donde los santos iba después de partir de este mundo como profetizo Isaias en el pasaje anteriormente mencionado. Esto es confirmado por el escritor del libro a los Hebreos en el capitulo 2 versos 14-15:

“Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, y librar (libertar) a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre.”

  • Quinto rapto enseñado en las Escrituras:

La ascensión de Jesús al cielo en una nube literal después de los cuarenta días que permaneció en la tierra después de su resurrección.

a quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios.” Hechos 1: 3

Observe la misma declaración en los siguientes pasajes:

“Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos.” Hechos  1:9
“Y el Señor, después que les habló, fue recibido arriba en el cielo, y se sentó a la diestra de Dios..” Marcos 16:19
“Y aconteció que bendiciéndolos, se separó de ellos, y fue llevado arriba al cielo.” Lucas 24:51

  • Sexto rapto enseñado en las Escrituras:

Pablo fue arrebatado al tercer cielo.

“Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) fue arrebatado hasta el tercer cielo.” 2 Cor. 12:2

El verso usa la palabra “arrebatado”, la cual es traducida del griego “harpazo” y que significa “arrebatar”, “asir repentino y donde hay el uso de fuerza”. La misma palabra se usa en 1 Tes. 4:17 relacionada con el rapto de la iglesia y en Hechos 8:39;

“Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vio más, y siguió gozoso su camino.”

  • Séptimo rapto enseñado en las Escrituras:

El rapto de la iglesia, el cual es el arrebatamiento general que todos estamos esperando. 1 Tesalonicenses 4: 13-18

“Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.” 1 Tes. 4:17
“Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida.” 1 Cor. 15:23
He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria.” 1 Cor. 15:51-54

Todos los santos del Antiguo Testamento están envueltos en la resurrección de sus cuerpos.


  • Octavo rapto enseñado en las Escrituras:

Los dos testigos de Apocalipsis 11 serán raptados al tercer cielo después de la resurrección de sus cuerpos como esta descrito en Apoc. 11:3-12

“Y oyeron una gran voz del cielo, que les decía: Subid acá. Y subieron al cielo en una nube; y sus enemigos los vieron. V. 12

Los dos testigos de Apoc. 11:3-12 son Enoc y Elías, quienes no han muerto físicamente ya que están viviendo en el tercer cielo desde que fueron raptados.

“Y daré a mis dos testigos que profeticen por mil doscientos sesenta días, vestidos de cilicio. Estos testigos son los dos olivos, y los dos candeleros que están en pie delante del Dios de la tierra. Si alguno quiere dañarlos, sale fuego de la boca de ellos, y devora a sus enemigos; y si alguno quiere hacerles daño, debe morir él de la misma manera. Estos tienen poder para cerrar el cielo, a fin de que no llueva en los días de su profecía; y tienen poder sobre las aguas para convertirlas en sangre, y para herir la tierra con toda plaga, cuantas veces quieran.  Cuando hayan acabado su testimonio, la bestia que sube del abismo hará guerra contra ellos, y los vencerá y los matará. Y sus cadáveres estarán en la plaza de la grande ciudad que en sentido espiritual se llama Sodoma y Egipto, donde también nuestro Señor fue crucificado. Y los de los pueblos, tribus, lenguas y naciones verán sus cadáveres por tres días y medio, y no permitirán que sean sepultados. Y los moradores de la tierra se regocijarán sobre ellos y se alegrarán, y se enviarán regalos unos a otros; porque estos dos profetas habían atormentado a los moradores de la tierra. Pero después de tres días y medio entró en ellos el espíritu de vida enviado por Dios, y se levantaron sobre sus pies, y cayó gran temor sobre los que los vieron. Y oyeron una gran voz del cielo, que les decía: Subid acá. Y subieron al cielo en una nube; y sus enemigos los vieron.” Rev. 11:3-12

Estos pasajes son el contexto de la identidad de los dos testigos de Apocalipsis 11.

“Hablé más, y le dije: ¿Qué significan estos dos olivos a la derecha del candelabro y a su izquierda? Hablé aún de nuevo, y le dije: ¿Qué significan las dos ramas de olivo que por medio de dos tubos de oro vierten de sí aceite como oro? Y me respondió diciendo: ¿No sabes qué es esto? Y dije: Señor mío, no. Y él dijo: Estos son los dos ungidos que están delante del Señor de toda la tierra.” Zacarías 4:11-14
“He aquí, yo os envío el profeta Elías, antes que venga el día de Jehová, grande y terrible. El hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que yo venga y hiera la tierra con maldición.” Mal. 4:5-6

Enoc y Elías fueron raptados anteriormente hasta el tercer cielo (Gen. 5:24; Heb. 11:5; 2 Reyes 2:11)volverán a experimentar otro rapto (Apoc. 11:12), pero la diferencia es que en el último rapto de ellos sus cuerpo serán glorificados. Observe la ley establecida en Hebreos 9:27;

“Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio.”

Ambos están viviendo en el tercer cielo con sus cuerpos naturales y retornaran a la tierra con el propósito de reconciliar a Israel nuevamente con Dios, después que Israel huya de Judea, cumpliendo así la palabra profética anunciada por Jesús en Mat. 24:15-16;

“Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda), entonces los que estén en Judea, huyan a los montes.”

  • Noveno rapto enseñado en las Escrituras:

Los 144,000 Judíos que fueron sellados por un ángel (Apoc.7:2) en los primeros tres años y medio de la profecía del profeta Daniel. Dan. 9:27. Estos 144,000 no son la religión “los testigos de Jehová”  como ellos dicen. Esta enseñanza es una falacia. Estos 144,000 son JUDÍOS y No GENTILES o paganos como lo expresa directamente el mismo contexto del pasaje;

”  Y oí el número de los sellados: ciento cuarenta y cuatro mil sellados DE TODAS LAS TRIBUS DE ISRAEL.” Rev. 7:4

A los ángeles que derramaban los juicios se le dijo;

“Vi también a otro ángel que subía de donde sale el sol, y tenía EL SELLO DEL DIOS VIVO; y clamó a gran voz a los cuatro ángeles, a quienes se les había dado el poder de hacer daño a la tierra y al mar, diciendo: No hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que hayamos sellado en sus frentes a los siervos de nuestro Dios.” Apoc. 7:2-3

¿Qué es lo que mantiene a estos 144.000 judíos de ser dañados por los juicios? ¿Es acaso guardar el sábado como dicen los testigos de Jehová? Esta idea es totalmente falsa y es simplemente una falacia más. Lo que mantener a estos 144.000 judíos de ser dañados es el hecho de que ellos están “Sellados” como dice el pasaje bíblico; “sellados a los siervos de nuestro Dios en sus frentes.” Apoc. 7: 3. Así de sencillo es la respuesta.

Estos 144,00 judíos serán arrebatados (raptados) como “el hijo varón” como esta expresado en el siguiente texto:

“Y ella (la nación de Israel) dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de hierro a todas las naciones; y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono.” Apoc. 12:5

¿Cómo llegamos a la conclusión de que los 144,000 judíos son representados por el “hijo varón”? De acuerdo a 1 Cor. 10:32 existen 3 grupos étnicos con los cuales Dios trata:

” No seáis tropiezo ni a judíos, ni a gentiles, ni a la iglesia de Dios”

La iglesia fue raptada para el momento cuando el periodo de gran tribulación comience, dejando solamente dos grupos étnicos; Los Judíos y Los Gentiles. Los gentiles son los que perseguirán a los judíos, por esa razón ellos no pueden ser “el hijo varón” de Apoc. 12:5. Los únicos que restan son los judíos, cuya identidad es confirmada en el contexto del pasaje en Apoc. 12:1;

“Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas.”

Esta mujer representa la nación de Israel. Note lo que el siguiente verso dice:

” Y estando encinta (la nación de Israel), clamaba con dolores de parto, en la angustia del alumbramiento.” V. 2

Repitiendo el verso de Apoc. 12:5:

“Y ella (Israel)  dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de hierro a todas las naciones; y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono. “

  • Decimo rapto enseñado en las Escrituras:

La gran multitud de santos que fue salvos en la gran tribulación después del rapto de la iglesia.

“Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían. Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra? Y se les dieron vestiduras blancas, y se les dijo que descansasen todavía un poco de tiempo, hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos.” Apoc. 6:9-11
“Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos;  y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero. Y todos los ángeles estaban en pie alrededor del trono, y de los ancianos y de los cuatro seres vivientes; y se postraron sobre sus rostros delante del trono, y adoraron a Dios,  diciendo: Amén. La bendición y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y la honra y el poder y la fortaleza, sean a nuestro Dios por los siglos de los siglos. Amén. Entonces uno de los ancianos habló, diciéndome: Estos que están vestidos de ropas blancas, ¿quiénes son, y de dónde han venido? Yo le dije: Señor, tú lo sabes. Y él me dijo: Estos son los que han salido de la gran tribulación, y han lavado sus ropas, y las han emblanquecido en la sangre del Cordero. Por esto están delante del trono de Dios, y le sirven día y noche en su templo; y el que está sentado sobre el trono extenderá su tabernáculo sobre ellos. Ya no tendrán hambre ni sed, y el sol no caerá más sobre ellos, ni calor alguno; porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará, y los guiará a fuentes de aguas de vida; y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos.” Apoc. 7:9-17
“Vi también como un mar de vidrio mezclado con fuego; y a los que habían alcanzado la victoria sobre la bestia y su imagen, y su marca y el número de su nombre, en pie sobre el mar de vidrio, con las arpas de Dios. Y cantan el cántico de Moisés siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los santos. ¿Quién no te temerá, oh Señor, y glorificará tu nombre? pues sólo tú eres santo; por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios se han manifestado.” Apoc. 15:2-4
” Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección. Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.” Rev. 20:4-6

 

Que nuestro Dios imparta Fortaleza a ti y a los tuyos!

Author

Related

Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Post Reply

Only registered users can comment.